Hay que aprender a desaprender, no es contradicción, es enmendarse.